Cómo empezar bien un proyecto


 

Queremos compartir con vosotros cómo trabajamos en Trem, porque la transparencia y cercanía son unos de los pilares fundamentales de nuestro estudio. En esta entrada, os vamos a mostrar cómo orientamos la primera fase de nuestra metodología de trabajo, y cómo plantear bien un proyecto desde el análisis.


 

La importancia de la fase de análisis en un proyecto

El análisis consiste en un estudio exhaustivo de todos los factores que afectan al proyecto. Estos factores provienen de distintos ámbitos y es preciso ser meticuloso y ordenado para lograr el mejor resultado en esta fase, y por tanto evitar contratiempos posteriores.


Realizar un buen análisis permitirá llevar a cabo un proyecto exitoso, y por tanto, es necesario poner énfasis en esta fase.


Cómo hacer un buen análisis

El primer paso, y el más importante, es realizar un estudio profundo de los intereses del cliente, para poder entender sus necesidades. El cliente tiene la información de partida que se necesita.


Es fundamental recoger la información que posee y proceder a segmentarla y estudiarla. Se pueden utilizar diferentes herramientas como cuestionarios, para poder localizar los puntos clave del proyecto y poder guiarlo hasta satisfacer todas las metas del cliente.


Posteriormente, se analizan todos los factores que afectan al producto que se tiene que desarrollar.

Diseño industrial, mapa de proyecto TREM, producto, analisis
Mapa de proyecto

Para ello, en Trem realizamos un mapa de proyecto. Cada mapa o marco de actuación será distinto en función de las cualidades del producto que se tenga que diseñar, e indicará un trazado a seguir con las partes más importantes del diseño. Los puntos básicos que han de aparecer, serán los plazos, tecnología que requerirá el producto, desarrollo necesario y costes. Otros puntos importantes que irán apareciendo en el mapa serán los proveedores, mercado, métodos de fabricación, normativas, materiales, tendencias estéticas, ergonomía...


Un mapa de proyecto no es estático, sino que puede ir variando a lo largo de las etapas del proyecto. Sin embargo, es muy importante trazar el primero en esta fase inicial, para tener una visión de qué abordar y cómo abordarlo en los siguientes pasos.


El siguiente paso es realizar un cronograma con todos los plazos de entrega que requiere el proyecto, y, por tanto, tiempos y fases de trabajo. Esto permite acotar algunas variables y esbozar las primeras líneas de nuestro análisis y los pasos que se van a ir tomando. Además, sirve para aclarar con el cliente los hitos del proyecto, mejorando la relación con él a través de la transparencia y generardo confianza.


Posteriormente, se aborda la fase de análisis como tal, procediendo a estudiar los factores que se han marcado en el marco de actuación. En Trem, gracias a nuestro equipo multidisciplinar, somos capaces analizar simultáneamente varias fases, para posteriormente hacer una puesta en común. En este trabajo se recopila toda la información posible, y posteriormente mediante diferentes metodologías se procede a la toma de las primeras decisiones.


Por último, se realiza un informe donde se recopila toda esta información y se presenta al cliente. De este modo, se definen conjuntamente los puntos clave del producto final y la vía de actuación. Para nosotros es fundamental el conocimiento especializado que cada cliente aporta sobre su campo de negocio.







Entradas Recientes

Ver todo
logo-trem-estudio.png